DOS BOFETADAS EN EL OSCAR
Vistas: 150
Vistas: 150

PATRIMONIOS CULTURALES  //  CINE Y ARTES ESCÉNICAS  //  Publicado el 28 de marzo de 2022  //  22.30 horas, en Bogotá D.C

.

Aunque no todas las previsiones se cumplieron, como era de esperarse, la premiación sí fue coherente con los pronósticos, en algunas de las piezas cinematográficas que alcanzaron el máximo galardón de la Academia de Artes y ciencias. Esta versión 94 del Oscar era esperada como todos los años, pero ahora sí con un retorno pleno después del bache pandémico de dos sesiones previas recortadas. El premio a mejor película se lo llevó “Coda”, en tanto que la  consagración a mejor actriz fue para Jessica Chastain, así como el premio a mejor actuación masculina fue para Will Smith, en este caso como se previó. La cachetada sorpresiva del ganador del lauro mayor al animador de la velada, por una broma desafortunada hacia la esposa de Smith fue el exabrupto de la noche y lo disruptivo de la escena por fuera de pantalla. Se esperaba además la presencia remota y esta sí en pantalla del presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, pero esto no ocurrió como se sospechó en las horas previas a la gala. Para  los nuestros, de Colombia, la película “Encanto” que dirigió Jared Bush, bajo el paraguas de Disney, ganó el Oscar a mejor película animada. La producción arrastró la presencia de Sebastián Yatra al escenario, para animar la noche de por sí animada por la sorpresiva palmada de Smith, en realidad una certera bofetada al rostro del animador y comediante Chris Rock.

.

Tal como se suponía el sentimentalismo ganaría la voluntad de los electores de la Academia y ese sentimiento se vió reflejado en el premio a mejor película que obtuvo “Coda”, el remake de la realización francesa “La Familia bélier”, que se vio en pantalla con algún éxito hace 8 años.  Ya se ha dicho desde estas columnas que el sentimiento de los votantes del premio  de Hollywood suele ser exagerado cuando se trata de minorías, a veces en desmedro de la calidad cinematográfica. Esta película además de una repetición de un filme cercano en el tiempo no tiene una calidad superlativa, no tanto y bien puede decirse que lo hecho por los galos fue muy superior. Pero así fue la decisión del numeroso jurado y no es la primera vez que sucede esto como quedó expuesto de la misma manera en ocasiones previas. Esto se parece en lo caprichoso y arbitrario al otorgamiento de los premios Nobel de paz, tan desprestigiados en los últimos años, dado lo caprichoso e injustificado de las decisiones. A veces hasta el límite de lo indelicado. De  tal manera que hasta podría decirse que hubo dos bofetadas en esta edición del Oscar.

.

Se estima que los votantes de la Academia son hoy unos nueve mil. Participan en la selección todos los rubros de la producción cinematográfica, pero en dos grandes segmentos: en primer términos los nominados, de acuerdo con el perfil profesional del afiliado, y luego se realiza la votación general en la que todos votan sin importar el rubro del votante y sobre el total de los ya enlistados para el premio. De tal manera que no hay sospechas de influencias externas y las chambonadas con frecuencia repetidas, como se reitera en esta ocasión, no tienen un ingrediente extraño a la decisión en sí misma. A la previsión certera de que ganaría “Coda” le siguió el premio a “Encanto”, una película con argumento sobre Colombia y participación de artistas del país cafetero, pero con producción y realización de los Estados Unidos. Esa es una alianza que los estudios de Disney ya hicieron con México y Brasil. El exotismo es la línea de todos los argumentos en estas realizaciones y es una suerte de buen trato al “buen salvaje”, algo para nada nuevo en la perspectiva de las hegemonías, que antes supo llamarse eurocentrismo.

.

Eso cuando el eje del pensamiento de Occidente pasaba por París, Londres o cualquiera de las otras capitales europeas. Ahora y por ahora, la visión de gran riqueza estética pero asimétrica pasa por América del norte. En 2017 México tuvo la dedicatoria en película animada “Coco”, con base en la celebración azteca del Día de los Muertos y con la voz en off de Gael García Bernal. En este versión la producción y distribución fue un esfuerzo conjunto de Pixar y Disney. Muchas décadas atrás fue José Carioca el personaje de Disney para referirse a Brasil, eran tiempos de la Segunda Guerra Mundial (1944) y los Estados Unidos contaban con tropas del país sudamericano para su esfuerzo bélico en Europa. En 2011 volvieron sobre  Brasil con “Río”. La productora ya hizo 5 filmes, incluido “Encanto”, sobre América ibérica y esta para Colombia fue la última de la serie, aunque se supone que no será la última. Sin olvidar que las líneas argumentales de estos trabajos suelen ser similares en la apelación a la fantasía, hay en ellos una pizca del realismo mágico literario que distingue al continente y, en especial, a Colombia.  

.

El elenco de artistas colombianos que hicieron las voces en off para esta ganadora del Oscar 2022 por película animada, son reconocidos por el país de origen argumental. María Cecilia Botero fue una de ellas. Además participaron de la realización Angie Cepeda, Carolina Gaitán, Mauro Castillo, Alejandro Riaño, Olga Lucía Vives y Maluma. Por su lado, Smith ganó su Oscar dejando por fuera a otras superestrellas, como Javier Bardem (“Being the ricardos”), Denzel Washington (“The Tragedy of macbeth”) y Benedicth Cumberbatch, protagonista de una de las favoritas: “El Poder del perro”, que quedó poco menos que desahuciada si se considera que fue el filme con mayor número de nominaciones: doce. Jessica Chastain alcanzó su lauro máximo por “Los Ojos de tammy faye”, desplazando a leyendas como Olivia Colman (“La Hija oscura”), Nicole Kidman (“Being the ricardos”) y Penélope Cruz (“Madres paralelas”), esta última como producción de Netflix bajo la dirección de un mítico: Pedro Almodóvar. Imponerse como lo hizo Chastain sobre estas leyendas y mitos dice mucho de la ganadora.

.

Pero la película con mayor número de nominaciones que perdió en casi todo, tanto de lo más importante como de lo secundario, algo ganó. Eso es lo que ocurrió con “El Poder del perro”. Lo que pescó de las principales estatuillas es el Oscar a la mejor dirección, para Jane Campion, y nada más. La sensiblería, que es transversal en la votación de la Academia como evidencia renovada en “Coda”,  tiene además como contracara la carga de los prejuicios que aparecen tapados por los tiempos del reconocimiento a las minorías, pero no tanto. La conjetura para el  barrido en contra a la más nominada podría ser el hecho de que sigue siendo intocable el tema de la homosexualidad entre los herederos de la tradición del cowboy.  Algo parecido a lo que sucedió con Ang Lee en 2005, quien también se hizo con el Oscar a mejor dirección y el resto en silencio. También en aquella ocasión esa película de vaqueros homosexuales acaparó nominaciones (ocho) y su director se fue con las manos vacías, excepto su propio premio. Es demasiada coincidencia, casi dos décadas después, como para pensar en un simple azar (aresprensa).

.

VÍNCULOS : BAFTA: FUE LA ÚLTIMA POSTA  //  LA POSTA DEL SINDICATO

.