FILBO 2022, VIENE COREA
Vistas: 114
18 nov. 2021

FILBO 2022, VIENE COREA

PATRIMONIOS CULTURALES  //  LETRAS  //  Publicado el 18 de noviembre de 2021  //  21.00 horas, en Bogotá D.C.

.

La noticia de que será Corea el próximo invitado de honor en la Feria del Libro de Bogotá no sorprende, pero debería. No es frecuente aún que un país asiático, excepto Japón o la China, llegue a uno de estos encuentros multitudianarios en la región. No lo es en el país anfitrión y menos alrededor del libro. Las razones son múltiples: la distancia -es una sociedad al otro lado del mundo- una cultura que no deja de ser exótica, como cualquiera del Extremo Oriente, la compleja lengua y escritura junto con un intercambio que siempre ha sido limitado a lo estricto y necesario, donde por generalidad no suele figurar el rubro cultura, salvo en aspectos folklóricos y a veces triviales. Pero está también claro que para Colombia este país lejano tiene referencias, implicaciones y articulaciones históricas que hacen que el recibirlo en esta Filbo que llega no asombre en absoluto. El salto cualitativo con los invitados previos en las dos ferias anteriores es sobresaliente: fueron los países nórdicos, en un escenario traumático debido al golpe pandémico. Pero ambas ferias se realizaron a contrapelo de circuntancias que parecían insalvables.

.

La estrecha relación de Corea con el país cafetero es de más medio siglo y tan especial como entrañable, si así se pudiese decir de las relaciones entre países. Tiene para la ocasión otra coincidencia especial: se reinicia la feria abierta en esto de la fiesta del libro, aunque nada será como antes por experiencia aprendida en dos años de pandemia. Es algo que aún no quedó atrás en términos absolutos, pero que hacia la fecha de realizaciòn del encuentro en el próximo año encontrará a la población colombiana vacunada a niveles estadísticos aceptables y por encima de lo que ha dado en llamarse «inmunidad de rebaño». Lo que viene será el entronque entre la experiencia pandémica del manejo de las visitas y la presencia fìsica con el anunciado retorno a la normalidad integral. Claro que incluso en este último renglón lo más probable es que haya el control sanitario correspondiente, que no existía hasta hace dos años. Pareciera ahora que serán viables las condiciones de entorno y futuro inmediato para dejar atrás una experiencia colectiva de triste memoria.

.

Vuelve entonces la Filbo de la capital colombiana empoderada, después de atravesar la crisis que abarcó todos los ámbitos de actividad y de realizar las dos ediciones posteriores a la de 2019 con ausencia total, casi, de asistencia de su público. En el último tramo de abril y hasta el 5 de mayo del 2020, en plena pandemia y con índices de contagiados y muertes que llamaban a espanto, los organizadores se midieron y encontraron con un público que, en conjunto, no renunció a la apuesta por la vida, pero a distancia y con la mediación de la pantalla. Tanto así que la programación se prolongó cinco días más de lo anunciado en lo oficial. Se organizaron por entonces siete clubes de lectura para ayudar en el inédito empeño que tuvo a los dispositvos tecnológicos como centro, cuando hasta ese momento los aparatos habian sido solo apoyo complementario. Fue una verdadera «Filbo en casa», tal como se denominó a aquella convocatoria. Fueron los países nórdicos, los cinco, los invitados para esa celebración inédita en circunstancias críticas para todo el planeta.

.

La siguiente edición, en el año que corre, siguió con protagonista nórdico en tanto invitado especial: Suecia cumplió ese rol de honor, con un panorama no demasiado diferente al del año previo en el desarrollo de la crisis planetaria, pero ya con la tranquilidad vigente del proceso vacunatorio en marcha y avanzado. De tal manera, se llevó adelante una programación con características híbridas: un segmento limitado de presencialidad y el resto de nuevo sobre la pantalla del computador, los algoritmos y la conexión al servidor. Fue en el año que se cierra la versión 33 de la convergencia ferial, la cual y según los organizadores -Cámara colombiana del libro y la Corporación Corferias- es la principal en la larga lista de encuentros feriales que se realizan cada año en la capital de este país. Un dato sorprendente luego de haber atravesado el trágico proceso, es que la parte virtual de las dinámicas previstas y realizadas durante estos dos años, tuvo un impacto que en cifras alcanzó visitas a distancia por encima de los 4 millones, en cada ediciòn.

.

Es el anterior un número bien diferenciado de los 650 mil visitantes presenciales que arrojaron como cota las últimas ediciones con público a bordo. Lo que se espera para el año que viene se iniciará el 19 de abrril y concluirá el 2 de mayo. Esto, claro está, de no mediar situaciones aún de difícil control con la pandemia que sigue, y que tiene todavía en ascuas a países como Alemania y Rusia, sin que sean los únicos en dificultades con los nuevos golpes pandémicos. El país invitado, Corea del Sur ha sido uno de los primeros en desarrollar estrategias adecuadas en el combate a la plaga y sus éxitos al respecto han sido evidentes. Hoy aparece como un país con adecuada cobertura de inmunización y capacidad preventiva, en este último segmento, basada en un adecuado despliegue tecnológico para el control de la expansión viral. Es en ese rubro que Corea muestran al mundo sus índices de alto desarrollo y la contracara de lo ocurrido en menos de medio siglo. El país asiático salió en ese lapso de un subdesarrollo ancestral y en parte mediante el empoderamiento de su población con niveles superiores de educación.

.

Este pais es una de las 10 economías más avanzadas del mundo, y su industria editorial muestra índices parecidos. Se asoma ahora con fuerza en el plano internacional dentro del ámbito de las industrias audiovisuales y gana primeros premios en la producción fílmica, incluido el codiciado Oscar que en Hollywood confiere la Academia de artes y ciencias cinematográficas. Pero la relación de Corea del Sur con Colombia tiene otra connotación histórica que pasa por encima de todo lo referido. En la guerra que tuvo por escenario la península que ocupan las dos coreas, a inicios de los 50 del siglo pasado, hubo tropas colombianas que ofrendaron su sangre por la independenia de esta nación, cuyo territorio tiene una superficie equivalente al 10 por ciento de la que muestra Colombia, con una población hoy similar en número. Fue el único país de Iberoamérica que aportó ese sacrificio en vidas de su jóvenes soldados durante aquel lejano conflicto, bajo mandato de las recién constituidas Naciones Unidas. Es esa la connotación especial que tendrá la presencia del invitado de honor en la Filbo 2022 (aresprensa).

.

VÍNCULO : UN NOBEL DE ZANZÍBAR  //  UNA HÍBRIDA FILBO 2021

.

Etiquetas:
d
c