FITUR 2022: DOMINICANA ES LA ASOCIADA
Vistas: 236
Vistas: 236

HEDONISMO  //  TURISMO  //  Publicado el 18 de enero de 2022  //  20.45 horas, en Bootá D.C.

Mediada por las discusiones y corrientes a favor y en contra, debido a las medidas de contingencia que plantea el azote pandémico, se abre la versiòn de Fitur 2022. Es cierto que el azote es menos letal pero con impactos que siguen afectando la salud, economìa y movilidad de la población en el mundo. Fitur es la feria emblemática universal de la actividad turìstica -la segunda mundial en importancia- y es además un termómetro en la coyuntura de lo que podría ser este año que se inicia y arranca aún con temores, pero no con el terror de las dos temporadas precedentes. La organización realizará su Feria de manera abierta, y esto de alguna manera es un desafío cuando la alerta pandémica se mantiene, no obstante que esté atenuada por la acción en contravía de los ya vacunados. Una ola en contra que crece incluso frente a aquellos que permanecen remisos a la aplicación del biológico preventivo y siguen por razones propias o emulación distante del rebelde Novak Djokovic. El encuentro se llevará a cabo entre el 19 y el 23 del mes corriente, en cinco agitados días de convergencia para todas las ramas de esta industria que vuelve a extender sus potencialidades en el mundo, a despecho de las voces de prevención y en tanto siguen las medidas extremas de seguridad biológica que por momentos parecieran no ser suficientes. No tanto como para pensar en un mundo de plena normalidad que todavía no es posible alcanzar.

.

En esta versión será República Dominicana el país asociado en la Feria. El estado caribeño es uno de los grandes centros de atracción mundial en esa zona tropical y, en general, de la América que fue española. La nación que comparte insularidad con Haití cuenta una moderna infraestructura de recepción de visitantes y se mueve en el sector con capacidad industrial y no con condiciones de remoto paraíso perdido. Una buena parte de su ingreso per capita y capacidad de empleo está articulado con el turismo internacional. En el último registro estadístico «normal» de esa relación en la Dominicana, datado en 2019 y por lo tanto previo a la pandemia, el turismo le aportó a la hacienda nacional más de un 36 por ciento de sus ingresos anuales. El más alto de todo el Caribe y Centroamérica, según datos oficiales. El país tiene una población aproximada a los 10 millones de habitantes y recibe al año casi 7 millones de visitantes. Vale decir, el flujo del turismo es superior a la mitad de los residentes permanentes. Esa masa crítica le da trabajo a casi un 10 por ciento de sus trabajadores activos y el rubro produce un 38 por ciento de las exportaciones en bienes y servicios. Es el tercer país de la región en la recepción de visitantes no iberoamericanos.

.

Varios de los segmentos especializados del encuentro en Madrid se ponen sobre la mesa en tanto es un acumulado de conocimiento de los organizadores españoles, para concentrar la atención del mundo ligado con este esquema de actividad propio de la visión de mundo moderno. Esa manera de ver las cosas que además de considerar a la transformación del entorno como una obligación, también entiende que es positivo el disfrute de lo que se ofrece como una suerte de antesala al ideal de la felicidad. En los escenarios que son propios del turismo se desarrolla ese segmento de la subjetividad. Esto ayudado con todo lo que facilita la modernización a través de las máquinas y la tecnología: movilidad, comunicación y confort al alcance de núcleos extensos de población. España es por sí misma una de las grandes potencias mundiales convocante de flujos turísticos, a partir de políticas que se aplicaron desde poco después de concluida la Segunda Guerra Mundial y que aún siguen vigentes, adaptadas a las demandas contemporáneas. «Conocimiento y exportación» («Know how & export») es una de las áreas de trabajo de la feria en la que se ponen en juego los acervos de saberes de anfitriones y visitantes. Otra, entre varias más, es: «Fitur screen», ligada con la conjunción posible de la industria audiovisual y el turismo.

.

El lema que seguirá la convergencia en este año es «Abrazamos el mundo. Somos turismo». Eso de abrazar tiene sentidos implícitos si se considera que, luego de dos años de pandemia con encuentros masivos mediados por dispositivos de interacción en remoto, dejan paso ahora a la añorada presencialidad, una variable interviniente y elemental que es sustancial con el turismo. Pero las aprensiones frente al rush track pandémico persisten aunque estén en retroceso en una Europa que reimpone restricciones a quienes viajan desde otros lugares del planeta, bajo la alarma continuada por la masividad de los contagios. El año pasado, cuando apenas se iniciaba el proceso de vacunación, la Feria asumió el riesgo de combinar virtualidad con presencialidad y tuvo una asistencia al recinto de Madrid que sumó a 62 mil asistentes en carne y hueso, además de los que se arrimaron por la pantalla. Esa cifra agregó a 5 mil empresas de 55 países. A esta versión de Fitur asistirán unas 7 mil empresas que llegaran a la cita desde 107 naciones, más del doble del aforo anterior, en plena pandemia. La novedad de la hora estará en el nuevo escenario de convocatoria, Fitur Cruises, un segmento de la industria dedicada a los cruceros marítimos, uno de los renglones más castigados por el impacto pandémico.

.

Tampoco las cosas son para llamarse a engaños, audaces sí, temerarios mejor no. Se supone que la rediviva del virus con la variante Ómicron y más allá de las sorpresas en lo que se suponía impondría la barrera cierta de las vacunas, pone a pensar en correr el horizonte temporal del regreso a la normalidad, si no hubiese sorpresas agregadas. Se supone que la ansiada normalización llegará apenas el año que viene y como ocurre en toda proyección de los modelos estadísticos, los márgenes de error acompañan las amenazas potenciales. Si fuese cierto que Rusia calcula que la epidemia tendría una duración de al menos cuatro años, mejor sería mantener los amplios márgenes de la prudencia. Esto no significa que las expectativas y realidades de la reactivación se detengan, solo implica el no agotar las medidas que aconseja el sentido común y las políticas de prevención. Esas que sí cuentan con el apoyo del ciudadano desde lo individual y también desde lo colectivo, que ayudarán a achicar los tiempos de estrés pandémico. El turismo es un sector de la productividad demasiado sensible y fácil de erosionar en su cadena de valor, tal como ha quedado demostrado en estos dos años de repliegue. Siguiendo la misma línea de Fitur 2022, también la colombiana Vitrina turística se realizará con todo su despliegue tradicional, en presencia.

.

Es la que se abre la edición 42 de esta propuesta, y en complemento se celebrará la versión 24 de Cimet, que es la reunión de empresarios y ministros de turismo de Iberoamérica. Ello en coincidencia con el XI Foro de liderazo turístico de Exceltur y el Foro Hotusa, como ámbitos de reflexión sobre las condiciones vigentes de la industria y las expectativas hacia el futuro. En el primer día del evento se brindará información sobre el «Foro Glocal sobre turismo y desarrollo económico», a celebrarse este año en Moscú. La presentación estará a cargo de Tatiana Sharshavitskaya, vicepresidenta (Deputy chairman) de turismo de la capital rusa. Queda claro en ese panorama general, que las corrientes de viajeros, aunque sean masivas, no son por ahora de largas distancias. Todo lo que pueda hacerse en promoción al respecto, es hacia un devenir, quizá próximo pero con mayor espera. Los países imponen restricciones a veces inesperadas ante el crecimiento de las curvas de contagio. Eso y la eventualidad de aparición de nuevas cepas incrementan las aprensiones de las decisiones sanitarias, que también son políticas. Empero, al margen de esas limitantes, lo cierto es que el evento Ifema-Fitur puede dejar en la bolsa local unos 350 millones de euros (aresprensa).

.

VÍNCULO : FLORIDA EN LA VITRINA 2022
.