PRIMEROS PARTIDOS YA SON HISTORIA
Vistas: 88
14 oct 2020

PRIMEROS PARTIDOS YA SON HISTORIA

ÓRBITA FÚTBOL  //  ELIMINATORIAS CATAR 2022  //  Publicado el 14 de octubre de 2020  // 11.15 horas, en Bogotá D.C.

-

Se  cerró la primera secuencia de dos actos que puso a los de siempre por encima y a los otros en puja por uno o tres lugares posibles para la cita en Catar dentro de dos años. La segunda puja del mes se cerró ayer martes con una seguidilla de cinco partidos por la tarde y noche. Argentina, Brasil, Uruguay y Colombia empezaron ganando sus encuentros de apertura, una semana antes. Colombia y Brasil holgados en los marcadores, Argentina con un lánguido triunfo ante Ecuador y los orientales de Montevideo, con un ajustado y polémico triunfo ante los chilenos, que puso sangre en el  ojo de los perdedores. Los peruanos lograron también un empate que nada dice en Asunción, lo cual bien podría haber dejado satisfechos a los guaraníes,  quienes vienen de una seguidilla de sinsabores en la historia reciente de sus aspiraciones a participar en mundiales.  Los ganadores conformes, o más o menos, en el caso de los argentinos y también de los charrúas.

-

Estos últimos criticados en toda la región, porque fue evidente que el partido del Centenario se inclinó por la decisión del árbitro guaraní, cuyos ecos aún repican y definieron sus fallos de Montevideo como “escandalosos”. Los bolivianos, como era previsible, recibieron una cachetada en San Paulo, pero se frotaban las manos esperando a los argentinos en el altiplano, ese espacio que a los del Río de la Plata les causa terror de solo imaginarlo y donde han caído, como otros, en reiteradas ocasiones anteriores. Tanto que hacía 15 años que no embocaban triunfos en La Paz. Pero fue un deseo y ambición desarticulada para los altoperuanos, pues los argentinos se llevaron una victoria en una puja aceptable para la segunda presentación de los dos lioneles (Scaloni y Messi). En la segunda semana de noviembre el contundente Brasil espera en su predio a una perdidosa Venezuela sin puntos, en tanto que los bolivianos quienes también suman resultados negativos y dirige el patriota César Farías, se plantarán frente a los ecuatorianos de Gustavo Alfaro.  

-

Los colombianos bien, mostraron lo que tienen poniendo toda la carne en el asador en su partido inicial ante un rival tradicional, siempre difícil para ellos: Venezuela. Reapareció James Rodríguez con todo su talento, también Falcao García y un Juan Guillermo Cuadrado, de quien se suponía en principio que no jugaría y estuvo como en sus mejores momentos de Selección. Pero las estrellas de esa noche en Barranquilla fueron los otros, los que apuntan a ser la sangre fresca que reemplace a los astros consagrados. Eso hizo que los goles de Muriel y Zapata se celebraran más de lo que hicieron los consagrados. Los venezolanos no perdieron por la ausencia de la bestia negra que es para Colombia el delantero patriota Salomón Rondón, sino porque la máquina colombiana era imparable y el balance de un brillante desempeño tanto en defensa como en ataque permitió alcanzar los tres goles que pudieron haber sido más. También el guardameta colombiano, Camilo Vargas, quien reemplazó de ocasión al histórico David Ospina, mantuvo la guardia de su búnker con pundonor y no fue menor a la exigencia.

-

En ese primer acto a lo largo y extenso de Sudamérica, los ecuatorianos que le pusieron la cara a Lionel Messi y su banda en Buenos Aires, también cayeron con la suficiente gallardía del 1-0 ante una Argentina deslucida, opaca. El local pudo haber quedado sujeto a otro tropezón como el que ocurrió en la anterior eliminatoria a Rusia, cuando cayó ante este rival andino por un marcador de 2-0, en el campo del Monumental. El hecho de que hubiesen jugado en la Bombonera del barrio de La Boca, no cambió la sensación de confusión que dejó la selección de Scaloni. Algo poco auspicioso si se tiene en cuenta que el número de goles cuenta a la hora de la clasificación y el hecho contundente de que el compromiso inmediato posterior fue la Bolivia golpeada en Brasil unos días antes. En efecto, el pronóstico negativo para los rioplatenses empezó en el primer tiempo en la demoledora altura de la La Paz, con un gol de los dueños del predio a los 23 minutos. Pero el rival se recompuso con dos goles y sacó adelante el compromiso.  

-

Los chilenos, doblegados en Montevideo frente los hombres de Tabárez, esperaron en Santiago a los colombianos, con ganas de remontar lo cedido ante los orientales. Hubo muchos recuerdos y ajustes de cuentas pendientes entre ambos contendores. Uno de ellos es la presencia de un timonel colombiano al frente de los australes. Además, un partido y resultado previo que se consideró un robo arbitral, en beneficio de los uruguayos y el amargo recuerdo de aquel “arreglo” de postrero partido clasificatorio para el mundial de Rusia. Ese que dejó fuera de competencia a los australes en el cierre de aquellas eliminatorias, también en octubre hace 3 años. Si bien Chile se montó en el marcador durante buena parte del partido, los colombianos pudieron empatar el partido que se presentó difícil para los cafeteros en la mayor parte del trámite. El resultado muestra de manera transparente lo que ocurrió en el desarrollo del encuentro. Hubo un balance ajustado en el que cualquiera de las dos selecciones pudo haber recogido los tres puntos. Colombia sabe que no todos tendrán un día desafortunado, como el que tuvo Venezuela en el primer partido de Barranquilla.

-       

Uruguay no salió impune de la injusticia a su favor que se perpetró el fin  de la semana pasada en Montevideo y cayó ante el equipo de Gustavo Alfaro en Quito, por un contundente 4-2. Una alerta roja para los  orientales que pudieron descontar con dos goles de penal cobrados por “El pistolero” Luis Suárez, uno de  ellos en los minutos finales. La bofetada en la altura marca una meseta de rendimiento ya anunciada para ese Uruguay que arrastrándose y apostando fuerte logra resultados, pero la “garra” no siempre es  suficiente como tampoco el peso de la camiseta como recurso extremo, que termina pasando facturas a quienes por historia son huesos duros de roer. Esto le ocurrió al grupo del “maestro” Tabárez ante un conjunto como el de Alfaro que, en principio fue un rejunte, una milicia del centro del mundo sobre la que pocos tenían esperanzas. Pero lo visto frente a los de Scaloni en Buenos Aires, donde perdieron por mínima diferencia y de manera contrafáctica se supone que merecieron más, explica el que pelaran uñas en el segundo desafío sobre su patio, y demostraron que están para cosas mayores.

-

Brasil por su lado repitió, al igual que Argentina, su paso victorioso pero con mayor peso que sus eternos rivales de zona. Después de vapulear a Bolivia en la urbe paulista, confrontaron con los peruanos en Lima y, aunque se llevaron una victoria 4-2 para nada ajustada de la capital peruana, las cosas terminaron también con escándalo como consecuencia del arbitraje del chileno Julio Bascuñán. Solo a la Conmebol se le ocurre designar a un juez austral en un partido como este, en el cual habrá de manera inevitable suspicacias que se remontan a la historia integral entre ambos países, estando de por medio Brasil y estando la comisión arbitral regional manejada por brasileños. Ya Lionel Messi había señalado las irregularidades al respecto, a despecho de quedar expuesto a sanciones, como en efecto ocurrió en su momento. El escándalo de Montevideo que favoreció a Uruguay, con el arbitraje del paraguayo Eber Aquino y este otro en Lima, deslucen de manera suprema el arranque de las eliminatorias. Ricardo  Gareca hizo alusión indirecta al tema señalando que “hay cosas que se deben mejorar”.  

-

Paraguay logró un triunfo lánguido pero merecido ante los patriotas del portugués José Peseiro, Mérida. Los guaraníes suman con esto y con el empate ante Perú en casa y resultado del primer partido, por lo que respiran con cierta tranquilidad en el cierre de este primer  tramo que ya es historia. Cuatro puntos no es mucho, pero algo es algo en el plan de seguir con esperanzas sobre el largo camino que terminará en marzo de 2022. Los guerreros de Asunción que orienta el argentino Eduardo Berizzo pisan con pie algo más fuerte, tal como lo hacen los ecuatorianos de su compatriota Alfaro. Tanto como para suponer que podrían disputarle casilla a Uruguay, Perú o Chile. Los dos de arriba, los de siempre, parece que aseguran sus posiciones de privilegio, por ahora. El próximo segmento de puja, en el cercano noviembre, encontrará a los de Scaloni esperando a los paraguayos, los chilenos aguardan en su campo de Santiago a los dolidos incas de Ricardo Gareca. Este será un partido que sacará chispas deportivas y nada más allá de eso. Colombia enfrentará  en Barranquilla a otro lastimado: Uruguay (aresprensa).

----------

VÍNCULO : ARRANCAN ELIMINATORIAS 

-