REEMPLAZO PARA DUTERTE
Vistas: 106
Vistas: 106

PATRIMONIOS CULTURALES  //  LENGUA ESPAÑOLA EN FILIPINAS  //  Publicado el 31 de diciembre de 2021  //  11.00 horas, en Bogotá D.C.  //  00.00 horas del 01 de enero de 2022 en la República de Filipinas  

.

La república asiática de origen hispano se prepara para unas elecciones presidenciales dentro de un marcado nerviosismo. Deja el poder un controvertido Rodrigo Duterte, quien impuso un gobierno de mano fuerte parecido a los de las tradicionales dictaduras de Iberoamérica y de la misma Filipinas, si se recuerda a Ferdinando Marcos. Vocinglero y sin pelos en la lengua, Duterte dejará el palacio de Malacañán envuelto en señalamieentos de crímenes contra la humanidad por los resultados de su enfrentamiento con los narcotraficantes y consumidores. Ha estado siempre dispuesto a envolverse en luchas verbales con quienes en el planeta condenaron sus políticas, insultando incluso al Papa y a la Iglesia Católica, mayoritaria en el Archipiélago. En el juego geopolítico coquetea con una China que no quiere discutir el control sobre los islotes y cayos de las Spratlys, donde los chinos están ejerciendo soberanía de hecho y apartando a los vecinos isleños de cualquier forma de competencia para el control del mar por donde pasa la mayor parte del flujo comercial mundial. Una de las competidoras fuertes de Duterte, la que más, es la vicepresidente del país Leni Robredo. La aspirante nunca ahorró críticas cervales contra Duterte, condenando la forma como ha llevado adelante su guerra contra las drogas, que fue dirigida no solo contra los más importantes traficantes sino también contra los distribuidores al menudeo y contra los propios consumidores. Fue y sigue siendo una confrontación a muerte y de gatillo fácil para quienes pasaron de delincuentes y viciosos a víctimas de las autoridades. Durante un largo periodo de la gestión inicial del mandatario filipino no hubo piedad para estas personas y grupos. Los cadáveres, bajo su mandato, comenzaron a aparecer tirados en las afueras de las grandes ciudades, campos y carreteras. Todos sabían quiénes eran los que apretaban el gatillo, con uniforme o sin él. Tampoco nadie dudó de dónde venían las órdenes que originaban las razzias de los presuntos justicieros. No solo cayeron consumidores y traficantes, también inocentes. Fueron los daños colaterales de una sorda guerra sucia a la que Robredo manifiesta querer poner fin. Las elecciones se realizarán el venidero lunes 9 de mayo.

.

No obstante que Robredo es considerada como la principal rival de la gestion Duterte, no es por ahora la favorita para ganar las elecciones que ungirán al nuevo mandatario de Filipinas. Un país de ancestro hispano que, entre otras contradicciones culturales, no habla español pues le volvió la espalda a esta lengua universal en la segunda mitad del siglo pasado y, sobre todo, después de la última contienda mundial. La candidata suele hacer sus alocuciones en lengua tagala, una de las dos oficiales junto con el inglés. Robredo tendrá una dura puja por los votos con «Bongbong» Marcos, hijo de quien fue el último dictador del país, Ferdinando Marcos. Este lleva el mismo nombre de su padre, tiene 64 años y ejerce la política además de ser empresario. Su segundo apellido es Romuáldez y sus hijos llevan un apellido ilustre entre la clase dirigente filipina: Araneta. Otro aspirante fuerte para ir a Malacañán es el reconocido boxeador Emmanuel «Manny» Pacquiao, un nombre de relieve universal para los filipinos, que tiene ese galardón ganado con los puños pero que no pertenece al patriciado isleño.

.

Ese es un sector social que inició su relevancia histórica desde la época colonial española y que por tradición controla la política del país desde su independencia definitiva en 1946. Sufre la crítica generalizada de una población con más de 100 millones de habitantes pero que, hasta hoy, siempre se impone por peso hegemónico. Los Duterte, por ejemplo, son parte de la clase dirigente de la segunda gran isla en extensión y población, MIndanao, en el extremo sur del país. La otra gran isla está en el norte y es de aquí de donde sale la flor y nata de la histórica dirigencia filipina. Se trata de Luzón, donde se encuentra la capital, Manila. Pacquiao también es de Mindanao, al igual que Duterte. El deportista es actualmente senador del país. Este último es, si así se quiere, un advenedizo de la política, que usó el pasaporte de su fama mundial para encaramarse en los entresijos complejos de la política de un país complejo. Robredo por su lado ya le ganó la vicepresidencia a Marcos en las elecciones que enrumbaron a Duterte al poder en 2016.

.

Fueron unos pocos votos los de Robredo en aquel pulso electoral, pero suficientes para derrotar a un apellido tradicional e importante del poder filipino, nada menos que el hijo de Imelda Marcos. El aludido «Bongbong», es un ungido del poder sempiterno y hoy también senador, como Pacquiao. Pero los nombrados no son los únicos que apuestan a la liza, aunque sí aparecen como los más importantes y por ello los que más chances de ganar muestran, por ahora. No debe asombrar en Hispanoamérica que la actual vicepresidenta del país sea una de las opositoras verticales del primer mandatario. Ocurre que en el sistema electoral filipino los vicepresidentes son elegidos en listas aparte y es por ello que puede surgir, como en este caso, de un partido opositor. En 2016 Duterte fue electo presidente por el partido Democrático Filipino-Poder Popular, en tanto que Robredo llegó en aquella justa de la mano del partido Liberal. Esta fuerza política también es parte del patriciado filipino y fue el primer partido en llegar al poder cuando la república asumió de manera plena su soberanía, en 1946, con Manuel Roxas como primer presidente del país.

.

En la etapa previa y antes de la invasión japonesa de 1941, en plena guerra mundial, hubo un presidente de transición bajo tutelaje de los Estados Unios. Fue Manuel Quezón, quien estuvo exiliado en el país norteamericano y no alcanzó a ver el nuevo rumbro que tomaba Filipinas, pues murió en New York en 1944. Durante la presencia japonesa en las islas José Laurel fue un presidente tolerado por los ocupantes y declarado ilegítimo por los Aliados. Laurel se mantuvo como mandatario hasta agosto de 1945, varios meses después de la derrota japonesa y la reocupación norteamericana del país. Quezón promovió en vida la formación de una comunidad con los países americanos de herencia española, sueño que no pudo cumplir ni ver en vida. Tanto Quezón como Laurel hablaban español y fue tradición filipina hasta Diosdado Macapagal, en la primera mitad de los años 60, que todo presidente filipino debía expresarse de manera plena en español. Esa tradición fue rota por Ferdinando Marcos (padre) y hasta la presidencia de Gloria Macapagal, ningún mandatario isleño mostró interés por la recuperación de esta lengua universal, que es patrimonio histórico de Filipinas. Duterte tampoco lo hizo.

.

El cuadro de los demás candidatos para la inminente puja electoral dan una imagen bien cercana de lo ya señalado: la complejidad filipina, de la que su política es una muestra relevante. Ferdinando Marcos hijo es aliado de Rodrigo Duterte y sus posibilidades para llegar a Malacañán están por encima de las de Robredo, según las encuestas. Pero hay otra mujer que compite ahora por la vicepresidencia, como lo hizo Robredo hace 5 años. Se trata de Sara la hija del presidente Duterte, quien fue hasta noviembre alcaldesa de Davao, el mismo cargo y la misma ciudad desde donde su progenitor se lanzó para llegar al lugar que hoy ocupa. Se estima que Sara hará alianza con el candidato Marcos, para integrar una fórmula difícil de derrotar. Otro candidato, entre algunos más con buenas perspectivas, es Francisco Domagoso, alcalde de Manila, con una favorabilidad inicial de un 13 por ciento estimado antes de que inscribiera su candidatura, en el pasado octubre. Este candidato es conocido como «Iskko Moreno», y no debe extrañar el uso de estos recursos lingüísticos y nombres, comunes entre los filipinos y que conceden popularidad. Leni Robredo se llama en realidad María Leonor Gerona y Santo Tomás vda. de Robredo (aresprensa).

.

VÍNCULO : ESPAÑOL UNIVERSAL CRECE EN CHINA
.