SARA & FLORA, UN RENACER
Vistas: 170
Vistas: 170

HEDONISMO  //  MODA  //  Publicado el 31 de agosto de 2022  //  20.15 horas, en Bogotà D.C.

.

Sara & Flora es un espacio de diseño, elaboración y puesta en escena para la apreciación y acceso a piezas de orfebrería llamadas joyas en el lenguaje habitual, el de todos los días. Desde la imaginación la idea de la pieza se traslada a las manos de los artesanos para dar formas concretas a la concepción escondida primero en la mente. El propósito desde lo que se imagina en Sara & Flora es resaltar la naturaleza del país. En la misma línea la flor insignia de este proyecto es la orquídea conocida como Aurora. Todo esto parte desde Bucaramanga, esa ciudad situada en el nororiente colombiano, cargada de todas las historias que distinguen al país al tiempo andino y caribeño. Sara Gil es la cabeza del emprendimiento que también carga todas las historias de la cultura propia y desgranó ante esta Agencia de prensa parte de su saga de creación y fortaleza, que en la cotidianidad de esta sociedad se les reconoce a lo santandereanos. Eso es, parte de los rasgos antropológicos que la épica de cualquier país les asigna a algunos de sus ciudadanos. Los colombianos les atribuyen a antioqueños una gran habilidad para los negocios, a sus compatriotas de la costa Caribe les asignan un carácter extrovertido y a los santanderanos, que incluye a la gente de Bucaramanga, un temperamento fuerte. Esto no siempre será advertido en el trato inmediato por parte de quien no conoce los imaginarios del país pero sí, como en este caso, es posible advertirlo en la capacidad para proponer obras bien concebidas mediante el trabajo creativo.

.

Entrevista: Martha Liliana ROMERO

.

La señora Gil afirmó que “...toda pieza que sale de los manos” de los artesanos tiene un proceso de investigación previo y una historia en su conformación. Esto significa que en lo simbólico se articulan dos tradiciones: la de los saberes ancestrales y el injerto del diseño moderno. Entonces, ¿qué es lo que representa una joya más allá de la satisfacción hedonista en lucirla?

.

Entiendo que las joyas hablan de nosotros mismos -enfatiza Sara Gil- porque cada pieza expresa parte de una historia que comunica lo que somos y puede ser entendida por quien la usa o la observa  y la admira.

.

Debe quedar claro que ese arte que es la joya terminada tiene un hilo ancestral que está ligado a muchos pueblos y a grandes civilizaciones. Los egipcios y los pueblos ancestrales americanos son parte de ese añejo vínculo que sigue encarnado en las joyas y que, con certeza, se prolongará más allá del ciclo vital y personal vigente. ¿Cuál es el proceso que se sigue en el caso de Sara & Flora?

.

Ofrecemos piezas hechas a mano y en un 50 por ciento con bronce reciclado -precisa la creadora- luego son recubiertas con un baño en oro para después ser pintadas con esmaltes cerámicos. Para esta colección nos inspiramos en los ciclos de la naturaleza para ligarlos con una representación de ese ritmo interminable. Es una relación con lo esencial femenino porque las mujeres somos cíclicas como lo es también la luna que vemos con cambios regulares cada mes.

.

El emprendimiento nació hace un lustro y por ahora el interés es la demanda local, sin descartar las posibilidades del interés del extranjero. Gil estima que eso de los ciclos a través de los objetos que realzan la belleza es una manera de establecer una comunión con la naturaleza. “Los humanos venimos de ella y para allá iremos...”, reafirma en su convicción. ¿Cuánto tiempo lleva el proceso que va desde la concepción a la realización?

.

Desde la idea inicial a la etapa investigativa la dinámica exige un trimestre, más o menos -redondea en argumento la diseñadora- después se inicia el trabajo manual con nuestros joyeros, quienes son trabajadores con más de tres décadas en el oficio. Es una labor extensa pero para nada insatisfactoria ni tediosa, es gratificante cuando se hace lo que nos satisface.

.

Presentarse en el pasado Bogotá Fashion Week le llevó al grupo de labores unos 8 meses de actividad, lo que en sumas de tiempo significa casi un año. Esto no es poco si se piensa que parte del empeño estuvo rodeado por las restricciones que impuso la pandemia. ¿Qué resultó de este otro esfuerzo para presentarse en un escenario que reunió tanto el interés nacional como el externo?

.

En Bogotá presentamos la colección “Híbridos” -describe Gil- con piezas que hacen una relación entre la flor insignia de nuestro trabajo que es la orquídea Aurora y el frailejón. El simbolismo es un llamado a encender lo que en potencia todos llevamos dentro.

.

La orquídea es, por su belleza, uno de los grandes orgullos de la flora colombiana. El frailejón es un exponente salvaje de los grandes páramos que están en las alturas montañosas del país. ¿Cómo se hace la simbiosis entre ambos exponentes de la naturaleza local sobre una pieza de orfebrería?

.

El frailejón es la fábrica de agua para los colombianos -enfatiza la diseñadora- y en los espacios fríos donde existen estas plantas se conserva ese recurso vital para todos nosotros, resaltarlos para que se les preste atención y para protegerlos, es parte del texto  social que exponen nuestras joyas. La unión entre la belleza de la flor y la exaltación de la vida a través del agua, es parte de nuestro mensaje, el que va en la pieza a todas partes cuando alguien la luce. Es una relación híbrida pero que da frutos.

.

La épica y la exaltación que lleva el relato creativo y de producción deja paso a la relación con la materialidad del uso y el consumo. ¿Cuáles son las tendencias del momento en la joyería?

.

Va quedando atrás la pandemia -resalta Gil- y resurge la alegría del diario vivir. En ese ritmo la tendencia va hacia los colores brillantes y vibrantes, con piezas  grandes y mucha pedrería. La pieza debe poder ser usada en el día o en la noche. La versatilidad es otro detalle del momento: la joya debe ser multiuso. Un anillo debe también poder ser usado en la oreja.

.

Ese elemento de distinción personal que es la joya suele ser visto como un complemento del vestuario, pero también puede ser considerado como un detalle relevante de la presentación personal, ya sea por el valor económico de la pieza o por la prestancia de su diseño. ¿Qué es lo importante en ese conjunto?

.

Las joyas le otorgan vida al  resto de  la indumentaria -resalta Gil- sea en juego con un camisa o un jean.También como en nuestro caso, una pieza puede ser unisex. Luego está el color y el brillo junto al diseño en sí mismo. Si ese criterio hace juego en la comunión con la naturaleza, como ocurre con nuestra propuesta, se cierra un círculo que presta atención a lo personal y al cuidado del entorno. Eso es la exaltación por la vida y una manera de renacer (aresprensa).

.

VÍNCULOS : RAÚL PEÑARANDA, EN PRIMERA LÍNEA  //  COLOMBIA MODA, EL OPTIMISMO VA

.

.