------
------
------
VEA: LETRAS / PROGRAMA EDITORIAL







LA PAZ NO PUEDE SER OLVIDO” / LETRAS / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P

Publicado el 18 de abril de 2016 / 07.10 horas, en Bogotá D.C. 

Entrevista con el Embajador de Holanda

LA PAZ NO PUEDE SER OLVIDO

La presencia de Holanda en la Feria del Libro de Bogotá de alguna forma sorprendió a los menos avisados, cuando esto se conoció el año pasado varios meses después de finalizar el anterior encuentro masivo con interés en la palabra escrita. Pero ocurre que los Países Bajos conforman una sociedad fundacional del mundo moderno tal como hoy lo conocemos. Erasmo y Spinoza, en el fondo de la historia de nuestro tiempo, se asomaron a las contradicciones de ese hombre “burgués” que comenzaba a mover resortes para transformar sociedades encerradas en mitos y prisiones mentales ancestrales. La disciplina por el trabajo y la lectura, fruto de una sociedad modelada por las premisas protestantes, son hoy parte de la cosmovisión de los holandeses. La guerra también los ha marcado y allí está la historia trágica de Ana Frank para testimoniarlo. En todo caso y tal como enfatiza de manera indirecta el embajador en Bogotá, Robert van Embden, Holanda no es un país solo con experticia en canalización y embalse para el control de las aguas encrespadas o crecidas, zuecos, tulipanes o buenos quesos y chocolates. Los holandeses también le aportaron a nuestro pensamiento en lo que hace a la manera de entender el arte, afirmar un espíritu libertario y abrazar la democracia. En este 2016 la Feria del Libro llega a su edición 29.

Entrevista: Martha Liliana ROMERO *

El embajador de Holanda en Colombia alcanzó a tener aprensiones iniciales sobre el éxito de la presencia de su país en la acreditada Feria del Libro de Bogotá. La Filbo es cosa seria y la presencia de dos mujeres premios Nobel en esta edición 29, que se celebrará en el año que corre, lo obligaron a premuras agregadas a las naturales de un embajador, para que el país invitado tenga tanto brillo como los invitados encumbrados. Más que por sus libros y los trabajos actuales de sus creadores literarios, los holandeses son conocidos por otras cosas, entre ellas, una reina nacida en América del Sur, una sociedad secular que avanza en cosas que en otros países levantan ampolla y unas islas cercanas que, como Curaçao y Aruba, se acercan a la manera de ver las cosas que tienen los holandeses, mezcladas con el sentir de estas sociedades tropicales. Entonces, ¿qué trae Holanda para esta Filbo 29?

Habrá una exposición dedicada a la tragedia de Ana Frank -precisa el embajador van Embden- la adolescente judía que fue perseguida por las tropas alemanas de ocupación en Holanda, durante la Segunda Guerra Mundial, y que escribió un Diario con singular maestría para su edad, antes de ser descubierta en su refugio de Amsterdam y morir en un campo de concentración germano. La exposición se hará con la colaboración de Casa Ana Frank que mantiene viva su memoria, y la empresa neerlandesa experta en arquitectura que fue contratada para la construcción y ambientación del espacio en nuestro pabellón.

En las distintas actividades representativas de la memoria y como una convocatoria a la paz y la reconciliación, participará durante el desarrollo de la Feria -dentro de ese espacio tanto de recordación como de homenaje- la señora Nanette Blitz, quien fue amiga de infancia de Ana Frank. Esa historia del sacrificio de una vida inocente, minúscula para entonces y cotidiana, en el marco de una guerra mundial, es expresiva de la grandeza de la voluntad humana en situaciones límite y de las grandes miserias que la ambición convierte en repugnantes tragedias. Para Holanda es una saga que muestra al mundo los sufrimientos que trae un enfrentamiento armado a la vida de la gente común, al tiempo que también es una condena a la discriminación y el desprecio por los seres anónimos que sufren por aquello que no provocaron. ¿Cuál es la lectura de esa lección para una sociedad en conflicto como ocurre en Colombia?

La historia de Ana tiene resonancia para las sociedades que viven en conflicto -ilustra el diplomático holandés- pues de toda su familia sólo sobrevivió el padre. Los otros familiares que estuvieron dos años escondidos en el refugio que les proporcionaba la “casa trasera” o “anexo secreto”, también murieron. La corta vida de esta niña muestra que es obligación de las sociedades el rechazar las opciones violentas y tomar el camino de la reconciliación para ponerse de pie ante la adversidad, ese es parte del legado en enseñanza de la tragedia que vivió Ana Frank.




Robert van Embden - Embajador de Holanda en Colombia

Ese punto de partida que es la memoria le sirve al embajador para señalar que la voluntad de paz debe estar ligada a no aceptar el olvido. Para eso sirve el recordar a Ana Frank siete décadas después, porque la agresión, la exclusión y la discriminación son lo mismo en todas partes, aunque el espíritu perverso se manifieste de diferentes maneras. La violencia que ha azotado a Colombia por décadas es una especie de golem borgiano, que se mueve sin dirección manifiesta y golpea sin distinciones. Una suerte de manifestación depravada de la condición humana que aparece con toda su posibilidad de daño en ciertos momentos y condiciones de las sociedades. En ese marco y habiendo países europeos comprometidos en el proceso que lleva adelante el gobierno colombiano para hacer posible el fin del conflicto, ¿cuál es la perspectiva de Holanda al respecto?

Esperamos y confiamos en que este 2016 sea el gran año de la paz en Colombia y es por eso que aun más nos honra el ser país convocado de honor a la Feria del Libro -enfatiza van Embden- un año después del anterior invitado, “Macondo”. Pero la paz no es solo firmar un acuerdo sino además reparar y cerrar heridas, aunque no a través del olvido sino aceptando la verdad y con la decisión del pueblo colombiano en seguir adelante, sobre la base del aprendizaje de lo que ha pasado además de la voluntad de no repetirlo.  

La memoria de Ana Frank en la Feria del Libro pareciera ser parte sustantiva de esa perspectiva intelectual, al tiempo que política, de los holandeses frente al momento histórico que viven los colombianos. Aunque también parece atrevido en lo que hace a una presunta intención pedagógica hacia los colombianos, sin olvidar que los holandeses tienen una historia que se hunde en las guerras de la Contrarreforma, con el territorio de los Países Bajos como uno de sus principales escenarios, en un enfrentamiento contra España que se extendió por 80 años, entre los siglos XVI y XVII. Las dos guerras mundiales del siglo XX también tuvieron por espacio a Holanda. Entonces, ¿es eso de lo pedagógico la parte fuerte del legado y síntesis del drama de Ana Frank

El legado de Ana Frank no es solo literatura -aclara el representante neerlandés-  sino también una señal de lo que puede hacer el ser humano ante los momentos y situaciones difíciles. Ella vivió esa última parte de su vida presionada por el temor permanente y no se encerró en sus emociones y temores pues tuvo la fuerza mental, ética y emocional para escribir un libro. Eso indica que el espíritu humano y su voluntad pueden sobreponerse a los obstáculos y en especial a las tragedias, para seguir adelante. Ana Frank, en el centro de su tormento personal y familiar, elaboró una obra de arte (aresprensa). 

-----------------

* Texto y foto   


Visitas acumuladas para esta nota: 01193



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home