-----
-----
VEA: CINE / PROGRAMA EDITORIAL







LAV DIAZ, RARA AVIS DEL CINE / CINE / PATRIMONIOS CULTURALES / A-P

 

Publicado el 13 de septiembre de 2016 / 22.00 horas, en Bogotá D.C. 

LAV DIAZ, RARA AVIS DEL CINE

El controversial director filipino Lav Díaz se llevó el León de Oro del Festival de Venecia 2016. El realizador oriental coronó una serie de trabajos que le ha dado lustre internacional, con una concepción del cine que para él no está exenta de polémicas.  Este creador que entiende al llamado séptimo arte como otra posible forma de pedagogía masiva, se lanzó con éxito hacia el premio trayendo bajo el brazo a una película de 4 horas de duración, sin que le tiemble el pulso y a plena conciencia de que no hace un cine comercial y que no le interesa seguir las tramas exitosas de taquilla. Pero no fue el único impacto que generó esta nueva edición del festival más viejo del mundo. América Latina fue bien servida con el premio al mejor actor para el argentino Óscar Martínez, por su papel protagónico en “El Ciudadano ilustre”, y al mexicano Amat Escalante como mejor director por su película “La Región salvaje.

La película que le dio el principal galardón al filipino Díaz es “The Wooman who left” en la que el director acude de manera reiterativa a la compleja realidad social y cultural de su país, con la certidumbre de poner de relieve la marginalidad de los seres y la indiferencia de un poder político e institucional siempre ciego a esa trama, sin que se vean salidas viables en el futuro posible. En este caso, el foco del trabajo fílmico se centra en la condena a 30 años de prisión de una mujer, por un crimen que no cometió. El galardón que obtuvo Díaz lo alcanzó a pocos meses de un gran reconocimiento en la Berlinale, donde presentó una película de 8 horas de duración y obtuvo otro gran despliegue por parte de una sorprendida crítica en el escenario alemán de inicio del año. Ese relieve internacional no le resulta extraño.

Ya en 2007 y al año siguiente, de manera consecutiva, había salido con distinción del Festival de Venecia, vía premio Orizzontti, con “Death of the land of Encantos” y a continuación con “Melancholia”. Berlín también ha sido en escenario gratificante, como ya se señaló, y en el inicio del año lo premió con el Alfred Bauer por “A Lullaby to the sorrowful mistery”, ese filme kilométrico de interminable larga duración. Mimado por los europeos, no obstante que se niega a pacto alguno con el cine como industria, Díaz es parte de una larga tradición cinematográfica vigente en ese país del extremo oriente, que es la patria insular de Díaz. La producción fílmica filipina se inició allá por los años 30 del siglo pasado, hablada en español, y tuvo en aquel tiempo distribución mundial incluso en América Latina.            

La película argentina que le dio alegrías a Óscar Martínez, aborda el tema del choque cultural entre un escritor galardonado con el Nobel de Literatura y las gentes del pueblo del interior argentino donde nació. La trama toca la cruda naturaleza humana en el choque de nostalgias sentimientos y resentimientos, que afloran cuando el personaje de Martínez, que encarna al laureado con un premio de literatura que Argentina nunca tuvo, se ponen en marcha para aplastar el optimismo del reencuentro con viejos conocidos, recuerdos y fantasmas de otrora.  El galardón al mejor director fue compartido por el mexicano Amat Escalante, que llevó a pantalla “La Región salvaje”, con el ruso Andréi Konchalovski, por su “Paradise”. Escalante aparece como otro de los grandes directores mexicanos vigentes y ya tuvo un reconocimiento previo en Cannes porHeli”.

Lav Díaz Óscar Martínez

                                                              

En Venecia, el filme que le dio el lauro al azteca bien puede considerarse como de género y plantea una suerte de alienación alrededor de la búsqueda del placer erótico insaciable, algo tan viejo como la misma vida. El veterano Konchalovski quedó frustrado por el magro resultado de su exposición fílmica frente a las expectativas esperadas hacia un mejor rédito. El jurado que encabezó Sam Mendes tomó al respecto una decisión diversa que frustró las esperanzas, no solo del ruso, sino de la gran cantidad de hinchas que vieron en “Paradise” una realización merecedora de mejores reconocimientos. Una gran decepción dejó la presencia del chileno Pablo Larraín y su versión de la vida Jackie Kennedy en los días posteriores al asesinato del presidente de los Estados Unidos.

Pero el regista austral no se fue con las manos vacías y su “Jackie” se llevó el premio al mejor guión, cuya autoría estuvo a cargo de Noah Oppenheim. En la sumatoria América Latina salió bien librada y el cine en español que tuvo a una España casi ausente, encontró en las presencias de Chile, México y Argentina suficiente representación y un buen espesor argumental, suficiente como para sostener el optimismo en el cine local del presente y del futuro inmediato. El reconocimiento a Martínez tuvo su contraparte en la norteamericana Emma Stone, quien recibió el premio a mejor actriz por la esperada “La, la, land”, del director de la recordada “Whiplash”, Damien Chazelle. Esta película acude de nuevo al género musical ya ensayado con éxito por el realizador norteamericano y, en este caso, hace alusión sin réplica a aquella saga de hace unas cuatro décadas, en las que Barbra Streisand mostró cómo nace una estrella.

Otro premio para el cine latinoamericano fue el que recibió Colombia por la exhibición de “Los Nadie”, en la Semana de la Crítica del festival veneciano. La realización de Juan Sebastián Mesa tuvo la responsabilidad de representar a los intereses fílmicos cafeteros por primera vez en esa sección, y debió competir con media docena de otras opere prime de distintos países del mundo. La película está próxima a estrenarse en su país de origen y trata de las aspiraciones elementales y de los sueños postergados de jóvenes humildes que se embarcan en la aventura de un viaje que, en la ingenuidad de los planes, les promete mejores horizontes.  El premio al mejor actor de Martínez lo pone por primera vez en la misma galería de astros que lo precedieron con ese lauro veneciano, entre ellos: Marcello Mastroiani, Gerard Depardieu, Burt Lancaster, Sean Penn y Javier Bardem, dentro de una larga lista que no por eso deja de ser exclusiva (aresprensa).   


Visitas acumuladas para esta nota: 00553



¡SÍGANOS Y COMENTE!







MARKETING Y FELICIDAD por Nestor Diaz Videla

2Checkout.com Inc. (Ohio, USA) is a payment facilitator for goods and services provided by www.aresprensa.com.


Todos los derechos reservados ARES 2003 - 2016                   
Volver al home